jueves, 15 de septiembre de 2011

Cómo acceder a servicios de streaming americanos desde España con un Oppo 93 o 95 importado

Hace un par de semanas cayó en mis manos un reproductor Oppo 93 llegado de los Estados Unidos, junto con otro idéntico, en las maletas de un amiguete que ha pasado unos días por aquellas tierras. El Oppo 93 es un estupendo reproductor todoterreno que no le tiene miedo absolutamente a nada y puede con todo: CD, HDCD, DVD vídeo y audio, divx, SACD, flac, bluray, mkv... y unos cuantos formatos y contenedores adicionales, en soportes originales o grabables y con una calidad sobresaliente tanto por sus salidas analógicas como digitales. Una joyita, oiga.


Por si esto fuera poco, dispone de conexión de red (por cable e inalámbrica) y, además de poder reproducir archivos almacenados en servidores DLNA, es capaz de conectarse a una serie de servicios de vídeo bajo demanda disponibles en Estados Unidos tales como Netflix, Blockbuster, Vudu y Filmfresh.

Y es que los yanquis no han tenido Spotify hasta hace poco pero en esto de las pelis nos llevan mucha ventaja. Es un placer recorrer las ricas y perfectamente clasificadas colecciones de largometrajes, documentales, conciertos y series de televisión que estos servicios ofrecen al usuario americano con una calidad y por un precio más que razonables y que pueden ser vistas, sin esperas, desde cualquier cacharro con conexión a Internet  (ordenadores, teles, consolas, reproductores de última generación, tablets, teléfonos...).

Por ejemplo Netflix, uno de los servicios más conocidos, cobra una suscripción mensual de 7,99 dólares por permitirnos ver absolutamente todo lo que nos de la gana todas las veces que queremos. No está mal. Con opciones como esta más de uno se lo pensaría antes de ejercer asiduamente su derecho a la copia privada ¿no os parece?

Bueno, al grano que me estoy enrollando. El caso es que todos estos servicios de vídeo bajo demanda mencionados, al igual que muchos otros, solo están disponibles en territorio americano y en otros países entre los que, de momento, no se encuentra el nuestro. Si lanzo mi navegador e intento registrarme en Netflix (o en Pandora, un excelente servicio esta vez de radio por Internet), un mensaje me advertirá de que no puedo hacerlo porque la dirección IP desde la que se origina la solicitud (que no es otra que la del router  al que se conecta mi ordenador) no está localizada en el país adecuado ¿Globalización? ¿Qué globalización? Será para lo que interesa...

Afortunadamente existen modos (y de esto va este artículo, a ver si vamos entrando ya en materia) de saltarnos este pequeño inconveniente. Para ello bastará con conectarnos, empleando un mecanismo denominado VPN (siglas en inglés de red privada virtual), con un servidor americano que nos cederá su IP y actuará en nuestro nombre, ocultando nuestra dirección IP real. Sin entrar en tecnicismos, una VPN no es otra cosa que un túnel que se construye entre 2 ordenadores situadas en redes distintas, típicamente a muchos kilómetros de distancia y que permite conectarlos de un modo totalmente seguro. 

Aunque no es nuestro caso en el problema que nos ocupa, estas conexiones con servidores VPN públicos son empleadas a menudo tanto por "los buenos" como por "los malos" para garantizar el anonimato y la privacidad en las comunicaciones, puesto que no hay manera (en principio) de interceptar los paquetes de datos que viajan por el túnel ni de averiguar su origen si el servidor de salida oculta su procedencia.

Así pues,  resumamos lo que vamos a hacer:
  1. Seleccionar un servidor VPN de Estados Unidos que nos preste su IP. Lo habitual es que éste sea un servicio de pago, pero rebuscando un poco he encontrado uno gratuito que solo tiene el inconveniente de que cambia la contraseña de acceso cada 12 horas. Uno de los más renombrados (de pago) es Hide My Ass.
  2. Configurar un ordenador de nuestra red local para que levante el túnel VPN con el servidor anterior. En este punto ya deberíamos poder acceder desde este equipo a cualquiera de los servicios que presentan limitaciones de acceso geográficas, siendo identificados ante cualquier escrutinio como residentes en EEUU.
  3. Compartir la VPN con el resto de equipos de la red. Para ello crearemos un puente entre la conexión a la red local del PC y el túnel VPN. De este modo cualquier otro dispositivo conectado a esta red también podrá beneficiarse del enmascaramiento de IP que nos ofrece el servidor VPN remoto.
  4. Configurar  nuestro Oppo (o el dispositivo que sea) para que salga a Internet a través de la VPN que hemos construído en lugar de hacerlo directamente a través del router.

Vamos pasito a pasito...

1. Seleccionar un servidor VPN:

El elegido es USA Free VPN. Si hacéis clic en el enlace anterior se abrirá ante vosotros una página web en cuya parte inferior aparecerán los datos de configuración que necesitaremos en el paso 2. Entre ellos se encuentra la contraseña de acceso al servicio, que como decía antes cambia cada 12 horas.


  • Tipo de VPN: PPTP.
  • Servidor PPTP: us.gofreevpn.com.
  • Usuario: free.
  • Clave: 1060 (en el instante en el que se capturó la imagen anterior).

29/09/11 (Actualización): Parece que us.gofreevpn.com lleva varios días desactivado. He localizado otro servicio similar en http://bestfreevpn.com, pero de nuevo, y de la noche a la mañana (literalmente), también ha dejado de responder.

Mirando aquí y allá he dado con RaptorVPN, otro servicio de VPN remota que facilita una IP americana de forma totalmente gratuita y que tiene pinta de ser más estable que los anteriores. Para utilizarlo es necesario registrarse, para a continuación configurar nuestro cliente VPN con los siguientes datos:
  • Tipo de VPN: PPTP.
  • Servidor PPTP: pptp.spotflux.com.
  • Usuario: la dirección de correo con la que nos hemos registrado.
  • Clave: la establecida en el momento del registro.
¡Mucho cuidado con estas VPN gratuitas! Aunque la conexión es segura extremo a extremo nadie nos garantiza que a la salida del túnel, en el servidor remoto, los datos que enviamos o recibimos no sean espiados, tal vez, por la propia compañía que nos facilita tan amablemente la conexión. Pensadlo muy mucho antes de enredaros en una VPN con un servidor de dudosa reputación (como estos que nos ocupan) para transmitir información confidencial o acceder a servicios que requieran vuestra identificación con usuario y clave, especialmente si la conexión  http no es segura. Yo solo optaría por esta opción para disfrutar de servicios de streaming de AV y poco más... para otras cosas contrataría un servicio de pago con una empresa que me diera más confianza.

2. Configurar VPN:

A continuación vamos a configurar una conexión VPN empleando los datos recolectados en la fase anterior. Yo he utilizado un Mac casero con Leopard, que es lo que tenía a mano. El proceso será en cualquier caso análogo si decides emplear Windows o Linux.

Primeramente abriremos el Panel de preferencias del Sistema > Red y haremos clic en el símbolo (+) situado en la parte inferior izquierda de la ventana para crear una nueva conexión.



A continuación seleccionaremos VPN como Interfaz e introduciremos asimismo el nombre del servicio (podemos poner lo que queramos) y el tipo de VPN (PPTP).


Haremos clic en Crear y rellenaremos los campos relativos a la dirección del servidor (us.gofreevpn.com) y nombre de cuenta (free). Dejaremos encriptación en modo automático.


Seguidamente haremos clic en Ajustes de autenticación, activaremos la primera opción (Contraseña) y escribiremos aqui la contraseña vigente obtenida anteriormente y pulsaremos OK para volver a la vista principal del panel.


Ahora haremos clic en el botón Avanzado y activaremos en la primera pestaña (Opciones) Enviar todo el tráfico a través de la conexión VPN y pulsaremos de nuevo OK.


Por último, marcaremos la opción Mostrar estado de VPN en la barra de menú para disponer de un pequeño icono en la parte derecha de la barra superior del escritorio que nos informará en todo momento del estado de la conexión y nos permitirá además activarla y desactivarla rápidamente.

Ahora podemos hacer clic en el botón Conectar para levantar la conexión.


A partir de este momento estaremos ya navegando desde nuestro Mac con la IP que nos cede el servidor VPN que se encuentra al otro extremo del túnel. Para comprobar si nuestro disfraz es bueno podemos tratar de acceder a Pandora. Si conseguimos escuchar musiquita es que todo ha ido de rechupete y podemos seguir con el tercer paso. En caso contrario mejor revisamos cuidadósamente todos los pasos porque algo no está bien.

3. Compartir la VPN:

Ahora lo que haremos será configurar el Mac para que ofrezca servicios de enrutamiento al resto de equipos de la red local a la cual se encuentra conectado de modo que estos puedan salir a Internet a través de la VPN que acabamos de montar. Que la conexión de nuestros cacharrines sea cableada o inalámbrica es totalmente indiferente, aunque en mi caso tanto Oppo como Mac se conectan al router por cable.

Este paso es muy sencillo: Abriremos el panel de preferencias Compartir y haremos clic, en la lista de servicios a la izquierda, en Compartir Internet (ojo, no lo activaremos, solo queremos seleccionarlo). En Compartir conexión desde seleccionaremos el nombre que le hayamos dado a la conexión VPN y en el recuadro inferior Con otros ordenadores vía marcaremos únicamente Ethernet.


En otros escenarios de conexión la cosa puede variar un poco... por ejemplo, si el Mac se conecta a la red a través de wifi deberemos seleccionar la opción correspondiente en lugar de Ethernet.

Ahora sí podremos hacer clic en el recuadro de activación del servicio para ponerlo en marcha. Es posible que aparezca un mensaje de advertencia, pero lo aceptaremos y punto.

4. Configurar el Oppo:

Ahora tan solo resta ajustar las propiedades de red de nuestro Oppo para que, en lugar de utilizar como puerta de enlace de Internet el router, que es lo habitual, emplee los servicios de enrutamiento activados en el Mac.


En un escenario habitual nuestro Oppo estará configurado del modo que se muestra, obteniendo los ajustes de TCP / IP (IP Settings) de manera automática (DHCP). Estos ajustes le son asignados por tanto desde  nuestro router sin que tengamos que preocuparnos de nada.

Al compartir la conexión a Internet desde el Mac, éste también intentará actuar como un servidor DHCP y asignarle los parámetros correctos a los dispositivos que se conectan a la red local y que están configurados para obtener automáticamente los ajustes TCP / IP. Dos servidores DHCP en una misma red no hacen otra cosa que estorbarse, así que lo más probable es que si dejáramos el Oppo configurado en automático el invento no funcionaría.

A partir de ahora tenéis 2 alternativas:
  • Desactivar el servidor DHCP del router para que el que entra en funcionamiento en el Mac al poner en marcha compartir Internet funcione correctamente. No os lo aconsejo puesto que cada vez que paséis de utilizar vuestra conexión habitual a la VPN deberéis desactivarlo para posteriormente reactivarlo. Esto afectará al resto de cacharros de vuestra red que no vayan a tener nunca la necesidad de utilizar la VPN.
  • Ajustar manualmente la configuración IP de los dispositivos que deban emplear la VPN cuando sea necesario.
Aunque como veremos esta segunda opción es algo más complicada inicialmente, también resulta mucho más limpia. Vamos pues con ella.

Pulsaremos el botón SETUP del mando a distancia y seleccionaremos Network Setup y a continuación IP Settings, dejándolo en Manual. Los parámetros que tendremos que modificar son:
  • IP Address / Subnet Mask.
  • Gateway.
  • DNS 1 (el 2 lo podemos dejar en blanco).
¿De dónde sacamos los datos que necesitamos? Pues nos los dirá el propio Mac. Si estáis pensando en acceder al panel de preferencias de la red para consultarlo allí ¡cuidado!, porque tras activar las funciones de compartir Internet nuestro Mac disfrutará de una dirección IP local adicional, que es a través de la que ofrecerá los servicios de conexión compartida. Si el hecho de que un mismo adaptador de red tenga asignadas varias direcciones IP os parece confuso simplemente aceptadlo sin más pensando que es algo tan normal como que un edificio disponga de varias puertas de entrada en calles distintas.

Por ejemplo, en mi caso la dirección IP habitual de la tarjeta de red de mi Mac es 192.168.1.200. Al activar el servicio que comparte Internet se le añade otra, la 192.168.2.1. Es precisamente éste el valor que andamos buscando, puesto que será el que deberemos introducir como Gateway y DNS 1 en los ajustes IP del Oppo. Y ¿cómo averiguamos esta dirección? Lo más rápido es recurrir al Terminal de comandos de OS X:

Aplicaciones > Utilidades > Terminal

Una vez lo tengamos en pantalla escribiremos el siguiente comando y pulsaremos INTRO:

ifconfig

Nos aparecerá un galimatías más o menos extenso dependiendo del número de adaptadores de red (tanto físicos como virtuales) que haya en nuestro equipo. En esta parrafada se detallan pormenorizadamente las características de cada uno de ellos. Debemos buscar una línea que comience por en0:, que representa la conexión de red ethernet, y a su vez dentro de la sección que delimita y en las lineas inmediatamente posteriores las expresiones:

 inet xx.xx.xx.xx

Aparecerán tantas de estas como direcciones IP tenga asignadas el adaptador de red identificado como en0:. En mi caso tengo las siguientes:

inet 192.168.1.200
(...)
inet 192.168.2.1

Esta última es la que andamos buscando. Como veis esta segunda dirección IP es muy similar a la primera.

Por último nos queda determinar cuál será la IP que asignaremos manualmente al Oppo. Para ello bastará con tomar la dirección anterior y sustituir el último dígito (en nuestro caso un 1) por cualquier otro valor entre 2 y 254. Si quisiéramos que varios dispositivos, además del Mac, se conectaran simultáneamente a nuestra VPN tendríamos que utilizar, naturalmente, valores distintos en cada uno de ellos.

Veamos como queda la cosa en el Oppo en nuestro escenario particular:
  • IP Address: 192.168.2.2.
  • Subnet Mask: 255.255.255.0 (esto no lo hemos tocado).
  • Gateway: 192.168.2.1.
  • DNS 1: 192.168.2.1.
Insisto en que es éste mi caso concreto, tendréis que digerir todo lo que os he contado en este apartado para averiguar la dirección IP a través de la que vuestro Mac presta el servicio de compartición de Internet.  Ella es la piedra filosofal del tinglado.

Cuando hayamos terminado conviene apagar y encender el Oppo... y ya solo queda probar a conectarnos a los distintos servicios en streaming que aparecen en el menú Home, que deberían funcionar perfectamente.

Os dejo algunas capturas de pantalla de mi Oppo yanqui, residente en Castellón, de incógnito:




Apenas he podido probar por encima Netflix, pero en principio la cosa parece que funciona bien, la reproducción no tiene cortes y la calidad es buena.

Ya me contaréis vuestras experiencias.

3 comentarios :

MC Etxebarria dijo...

Magnifico tutorial. Creo que este fin de semana lo pruebo en el caso de que funcione para mi Oppo europeo. Incluso creo que lo probare con mi TV Samsung y su Internet TV.

Takerna dijo...

Muchas gracias.

No he probado ningún Oppo EU, pero creo que no tiene en el menú HOME los accesos a las aplicaciones, por lo que me temo que no servirá. Otra cosa sería ver si es posible instalarle el firmware de uno americano, pero lo cierto es que no lo sé.

En teoría el procedimiento debería funcionar con cualquier cosa que se conecte a la red y tenga los servicios restringidos por localización geográfica, ya me cuentas qué tal con tu tele.

Takerna dijo...

He actualizado la primera parte del artículo para añadir otro servidor de VPN y ciertas advertencias con el uso de estos servicios gratuitos.