domingo, 10 de julio de 2016

Integrando LMS con otros bichos (AirPlay, UPnP, Chromecast)

Me gustaría haceros una pregunta ¿Sabéis qué tienen en común todos estos cacharros?


Que todos ellos forman parte, en estos momentos, de mi tinglado doméstico de reproducción musical (TDRP) y obedecen a un único amo: el servidor de medios de Logitech (LMS) instalado en el NAS que podéis ver en el centro de este collage diogénico digital (o CDD, por seguir con los acrónimos).

Que sendos Squeezeboxes (Touch y Classic) o incluso Squeezelite, el fantástico emulador de Squeezebox, o una Raspberry Pi con piCorePlayer participen de este montaje no tiene ningún misterio. Es su obligación, claro está. Para eso han sido diseñados. Como os podéis imaginar, todos estos dispositivos se encuentran obscenamente repartidos por distintas habitaciones de mi (muy saturado de cacharros) domicilio habitual.

Si os fijáis en la imagen anterior, apreciaréis, sin embargo, otros bichos de diferente pelaje poco frecuentes en un entorno Logitech Media Server, a saber:
  • Un Airport Express, que actualmente reside en mi cocina, conectado a una preciosa radio Tivoli One. Habitualmente lo empleo para escuchar Spotify, emitido desde un iPad, cuando me veo obligado a fregar las montañas de vajilla que mi familia apila para mi, amorosamente, día tras día, en el fregadero para recordarme que no todo es pasarse el día pensando en pajaritos digitales. De este modo al menos la experiencia se dulcifica. Como quizás sepáis, pocas cosas hay tan gratificantes como disfrutar de Dorian con el estropajo en una mano y el Fairy en la otra.
  • Un Apple TV de 3ª generación, que actualmente utilizo casi exclusivamente para lanzar contenidos a la tele del salón desde un iPad y para acceder al catálogo americano de Netflix. Qué demonios, la verdad es que lo compré en un impulso y no lo uso para nada. Debería venderlo. Pero bueno, pensaré en eso después de terminar de escribir este artículo.
  • OSMC (un reproductor multimedia chulo, chulo basado en Kodi) corriendo en una Raspberry 2, también en el salón y como reproductor de pelis, series y música multicanal. La niña de mis ojos de mi tinglado audiovisual, aunque tengo que decir que mi familia no lo aprecia del mismo modo.
A esta lista podríamos añadir la televisión del salón, puesto que en estos momentos también se encuentra esclavizada por el LMS, aunque solo haya sido de rebote.

Y todo esto para qué, seguramente os estaréis preguntando. Muy fácil: para poder reproducir el archivo más recóndito de mi colección musical, la emisora de radio más extraña de Internet o el disco más gafapasta de todo Spotify en cualquier lugar, o en varios de ellos simultaneamente, de forma sincronizada, controlando todo el cotarro desde cualquier navegador, móvil o tableta con una aplicación decente en lugar de las birrias que suelen llevar los reproductores dedicados (tanto más birriosas cuanto más caros y esotéricos, claro).

Muy conveniente, sin duda, para esas fiestas privadas (me refiero a lo de sincronizar reproductores). Lástima que ni me acuerde de la última que montamos en casa. Pero bueno, que no sea por no tener un reproductor (o más de uno) en cada habitación y que todos estén amaestrados para cantar a la vez.

Pero pongámonos serios que vamos a tratar cosas importantes.

Creo haber hablado de Logitech Media Server (la otra niña de mis ojos) en más de una ocasión en este blog (y las que quedan). Adoro ese aroma a beta permanente que desprende, esa incertidumbre que me hace sentir cada vez que le aplico una actualización o trato de instalar, en su infinita tolerancia, un complemento, parido en la guarida de quién sabe qué anónimo programador, que le dote de los superpoderes necesarios para osadamente ir donde ningún otro servidor de medios haya ido antes. Quizás por estas razones, además de por su flexibilidad, rendimiento, compatibilidad y carácter abierto y gratuito, LMS está a punto de hacerse mayor. Son ya más de 15 años los que tiene de vida, dedicado infatigablemente a hacernos felices. Musicalmente hablando, claro.

El caso es que esta mañana, mientras me preparaba el cortado en la Nespresso, he pensado ¡Cómo molaría estar ahora mismo escuchando un disco de los almacenados en mi NAS! ¿Cuál? Pues da igual. Uno cualquiera. Lo importante es la motivación, ¿no? Por eso mismo he recordado la existencia de 3 plugins (complementos) para LMS que en una de tantas idas y venidas al foro de slimdevices.com capté por el rabillo del ojo. Se trata de 3 componentes de tipo bridge (puente) que permiten integrar dispositivos AirPlay, UPnP y Chromecast en nuestro servidor de medios preferido: AirPlay Bridge, UPnPBridge y CastBridge.

Todos tres se encuentran en la sección de plugins de terceros del panel de configuración del LMS:


Si vuestro LMS es un poco viejuno es posible que no aparezcan. Por otra parte, Sourceforge, el lugar donde residen muchos de estos complementos para LMS y desde donde el servidor realiza las descargas pertinentes cuando los activamos, parece estar en modo "voy a elevar tus niveles de estrés", cambiando archivos de URL y esas cosas. Por ello no es mala idea que desconfiemos de los plugins (aparentemente) disponibles en LMS y optemos por agregar el repositorio donde se encuentran, siguiendo para ello las indicaciones del propio padre de las crituras (un tal philippe_44). Los repositorios son estos:

Versión estable:
http://tenet.dl.sourceforge.net/project/lms-plugins-philippe44/repo-sf.xml

Versión de desarrollo:
http://tenet.dl.sourceforge.net/project/lms-to-upnp/dev/repo-sf.xml

Yo he usado la estable (evitemos los chistes fáciles, por favor).


A pesar de ello, me he encontrado con problemas a la hora de instalar el puente para AirPlay. Puede que esto haya sido así porque mi LMS está ya muy acostumbrado a que le hurgue las tripas y cuando intento hacer las cosas siguiendo los procedimientos, digamos, normales demuestra extrañeza e irritación. No obstante, siempre podéis recurrir a realizar la descarga del archivo zip del plugin desde la página del proyecto en sourceforge.net (AirPlay, UPnP y Chromecast), descomprimirlo y colocarlo en su sitio en las entrañas de vuestro LMS con vuestras propias manitas utilizando un cliente SFTP como Filezilla (por ejemplo). En el caso de mi ReadyNas las entrañas en cuestión están aquí:

/c/.squeezeboxserver/Plugins

Si os veis obligados a realizar una instalación manual no os olvidéis (Linux y OS X) de ajustar los permisos de ejecución de los binarios, con el consabido chmod +x o desde el propio Filezilla, situados en:

nombredelplugin/Bin/

Como no tengo un Chromecast (¿cómo es posible?) solo he podido probar los puentes AirPlay y UPnP. Inicialmente he probado con el primero, que despliega este panel de control en la pestaña Avanzada del LMS:

Panel de configuración del puente AirPlay (clic para ampliar).

En el caso del LMS ejecutándose en el ReadyNas Ultra 4, hay que optar por el binario de 32 bits compilado estáticamente, esto es, squeeze2raop-x86-static (1). Para que aparezca el panel de opciones inferior deberemos generar una configuración nueva utilizando el botón Generate (2), proceso que puede demorarse hasta unos 30 segundos (paciencia). También es posible modificar el nombre descriptivo con que cada reproductor aparecerá en el ecosistema LMS (3). Además, podremos decidir si deseamos que LMS empuje la información (4) del tema que se está reproduciendo (metadatos e incluso carátula), de modo que estos se muestren en pantalla del receptor AirPlay de tener este la capacidad de hacerlo (Apple TV o bien OSMC con AirPlay activado, por ejemplo). Por último, en la parte inferior del panel se enumerarán (5) los dispositivos AirPlay detectados, que pueden ser deseleccionados individualmente para dejar algunos de ellos fuera de este montaje. Como veis tengo unos cuantos.

A continuación, instalé y activé (desde el repositorio, recordad), el puente UPnP:

Panel de configuración del puente UPnP (clic para ampliar).

Ahora, lo esperable: Binario estático (1), generación de ajustes de partida (2), envío de metadatos (3) y lista (4) de reproductores detectados (técnicamente, dispositivos UPnP compatibles con el perfil renderer).

No obstante este puente UPnP alberga mayores complejidades. Lo bueno de UPnP es que es un estándar. Y lo que pasa con los estándares es que hay muchos. Y cada fabricante se adhiere a ellos en la medida en que le da la real gana. Dicho de otro modo: es probable que tengáis que trastear con los ajustes desplegados en panel para conseguir que vuestro reproductor UPnP funcione correctamente. O al menos lo más correctamente posible. Fijaos en la captura de pantalla anterior. Los ajustes mostrados (default parameters) se aplicarán, inicialmente, a todos los reproductores UPnP detectados por el complemento (5).

Mirad ahora la captura justo bajo este párrafo. De entrada, disponemos de un menú de ajustes predefinidos, que además pueden descargarse / actualizarse desde la página del proyecto. Como veis, tenemos clásicos irrenunciables como Foobar, JRMC o incluso el correspondiente al conocido Pioneer N30. Simplemente debemos seleccionar (1) el nombre del reproductor detectado cuyos ajustes deseamos modificar y localizar el perfil que le deseamos asignar en la lista (2).

Perfiles predefinidos en el puente UPnP.

Si nuestro dispositivo no aparece en ella no tendremos más remedio que ir probando un perfil tras otro hasta dar con el más adecuado o, alternativamente, modificar directamente los parámetros de funcionamiento que aparecen en el panel de control. Los que dejemos en blanco asumirán los establecidos en el perfil general.

Ajuste fino del perfil UPnP para OSMC.

En el caso de mi OSMC (1), recordad, una variante de Kodi que funciona en Raspberry, he modificado el nombre (2) para diferenciarlo de su identidad AirPlay (sí, amigos, OSMC también puede aparecer como un punto de reproducción AirPlay en la red, a pesar de no tener nada que ver con Apple) y he activado el envío de todos los metadatos posibles (4).

Del mismo modo, he establecido la frecuencia máxima admitida (192 Khz) y me he visto obligado a eliminar pcm de la lista de codecs soportados (3), porque de lo contrario ciertos archivos de alta resolución no se reproducían correctamente por razones inescrutables. También he activado la reproducción sin pausas (gapless), que en OSMC funciona bien (5), y he desactivado el control digital de volumen (6) para respetar todo lo posible la integridad de la señal de audio. En este caso ajusto el nivel desde el mando a distancia del amplificador multicanal al que tengo conectada la Raspberry Pi 2 sobre la que se ejecuta OSMC.

Se me ocurre que un candidato de lo más idóneo para ser sometido a este proceso de transformismo digital es el Oppo 103 / 105. Integrarlo en un entorno LMS podría elevar su usabilidad enormemente. Si tuviera uno (el que se entrevé en alguna de las fotos que acompañan al artículo es un 93, carente del perfil UPnP requerido), no me lo pensaría ni un instante.

¿Y qué conseguiremos tras completar todo este proceso? Algo tan hermosote como que en el selector de reproductores de LMS nos aparezca esta lista de cacharros, cada uno de su padre y de su madre. Los complementos - puente aportarán una capa de compatibilidad para que los dispositivos AirPlay, UPnP y, aunque no lo hemos demostrado, Chromecast se integren con los Squeezeboxes nativos (reales o simulados) encargándose, además, de transcodificar el audio al formato (codec, resolución y frecuencia de muestreo) requerido por cada reproductor.


Lista que, lógicamente, es idéntica cuando nos vamos a cualquiera de las apps de control del tinglado, Por ejemplo Orange Squeeze...


...o el campeón de los controladores Squeezebox, el mismísimo iPeng:


Como cabría esperar, podemos controlar nuestro ejército de reproductores cómodamente, ajustar su volumen, emitir distintos flujos de audio a cada uno de ellos, e incluso establecer varias agrupaciones independientes que funcionarán de un modo sincronizado, como un solo hombre.

Control de volumen y sincronización de reproductores usando Orange Squeeze.

Me gustaría resaltar que la mejor integración se consigue en estos momentos con los dispositivos AirPlay. Tanto la reproducción sin pausas como la sincronización con otros reproductores Squeezebox funcionan estupendamente, lo que no es extensible a los cacharros UPnP y Chromecast, al menos por ahora. En ellos la sincronización entre dispositivos solo es parcial y la reproducción sin pausas depende, en gran medida, de la implementación del perfil renderer soportada por el reproductor UPnP, que suele ser relativamente desigual, y directamente no es posible en los Chromecast.

El caso de OSMC controlado a través de UPnP es un tanto especial, para bien. No solo admite la reproducción sin pausas sino que también soporta las extensiones de descarga de listas de reproducción, del mismo modo que otros streamers pijales como los Linn.

Este excelente comportamiento de OSMC como reproductor UPnP lo hace, a mis ojos, simplemente fantástico. Con este puente UPnP que hemos configurado, ahora puedo unificar en un solo dispositivo tanto las funciones nativas de reproducción de vídeo (y audio multicanal) como las asociadas a la reproducción estéreo de modo integrado con mi ecosistema Squeezebox, que por si no os habéis dado cuenta a estas alturas es mi entorno audiofriki preferido. El Squeezebox Touch del salón cada vez es menos necesario, aunque se ha ganado permanecer en su lugar indefinidamente simplemente por su aspecto indómito, con su pantalla táctil en color y esos atractivos vúmetros animados al ritmo de la música (sí, en castellano se llaman así).


Pero vamos terminando...

En mi opinión es toda una gozada disponer de una red de reproductores tan variopinta (y económica) distribuida por toda la casa, reproductores capaces de hacer sonar lo que sea: desde un mp3 chusquero a 192 Kbps a un archivo DFF o DSF (audio en DSD), que LMS y sus agentes convertirán a PCM de la máxima frecuencia soportada por el reproductor seleccionado y empaquetarán en el formato adecuado.

Y como ejemplo y colofón final, algunas imágenes de OSMC reproduciendo DSD, pcm de alta resolución e incluso ¡DTS! a través del puente UPnP al tiempo que muestra en pantalla información, carátulas y una visualización espacial al ritmo de la música. Una chulada. Aunque tampoco seáis de los que dan fiestas en casa.

OSMC integrado en LMS en acción (clic para ampliar).

domingo, 12 de junio de 2016

Revertir un router D-Link DIR-655 a firmware europeo

El DIR-655 es un router neutro con 4 puertos gigabit y wifi N que tiene ya 10 años a cuestas. En su momento se trataba de un modelo de altas prestaciones, como atestigua el análisis publicado en aquel lejano año 2007 por SmallNetBuilder.


A pesar de su antigüedad, no obstante, sigue portándose como un campéon en mi tinglado doméstico. O quizás debería decir seguía, puesto que en los útimos tiempos ha comenzado a mostrar síntomas de cansancio. Uno de los puertos ethernet comenzó a fallar hace ya varios meses y desde hace unas pocas semanas está repitiéndose la misma incidencia, aunque con menor intensidad, en otro. El problema ha pasado de ser muy ocasional a casi permanente en el caso del primer puerto y su frecuencia está claramente aumentando en el caso del segundo. Esto no presagia nada bueno.

Pensando en que quizás ha llegado el momento de comprobar si efectivamente la garantía del producto es de ¡11años! (o al menos eso es lo que dice en la caja de mi unidad) he caído en la cuenta de que actualicé el firmware del router a la versión 1.37 hace mucho tiempo. Antes de que me preguntéis, sí, mucho antes de que los puertos comenzaran a fallar. Lamentablemente, como en aquel momento la versión disponible para modelos europeos era únicamente la 1.33 (o similar), ni corto ni perezoso instalé la versión para Norte América (variante NA). No es que esto causara problema alguno, al menos aparentemente, puesto que el aparatejo siguió funcionando correctamente con la única salvedad de que la interfaz web de administración pasó a mostrarse en inglés. El problema, claro, es que la instalación de un firmware de otra zona invalida la garantía.

En estos momentos la versión más reciente del firmware para este DIR-655 que puede descargarse de la página de soporte de D-Link para España es la 1.35. Pero como no podía ser de otro modo, no es posible instalarla sobre mi unidad con el 1.37NA. D-Link activó en su momento una serie de medidas en sus firmwares para el DIR-655 (a partir del 1.3x) que impiden las regresiones. Afortunadamente, tras indagar un poco, he hallado en las profundidades de un servidor ftp de D-Link en Alemania 2 cosas: un firmware 1.34 modificado que permite volver a las versiones europeas y, además, un firmware 1.37EU para las revisiones A, B y C de este router (la mía es la A).


Basta con descargarlas desde ftp://ftp.dlink.de/dir/dir-655/driver_software e instalarlas utilizando la función de actualización nativa del router para acabar con la 1.37EU vivita y coleando.

Brevemente, el procedimiento es el siguiente:
  1. Antes de iniciar el proceso es conveniente hacer una copia de seguridad de los ajustes del router usando su panel web de administración (Herramientas > Sistema) puesto que durante el proceso se inicializarán a los valores de fábrica.
  2. A continuación, hay que instalar (Herramientas > Firmware) el archivo .bin contenido en el archivo DIR-655_fw_reva_134ww_RecoveryFromNA-Firmware.zip. Después procederemos a repetir el proceso con el fichero .bin dentro de DIR-655_fw_reva_137EUb01_ALL_multi_20130606.zip. ¡Ojo, solo revisión A del hardware del router! En caso de disponer de un modelo B o C usaremos los ficheros correspondientes presentes en el sitio FTP anterior, aunque no lo he probado personalmente.
  3. Finalmente, restauraremos la configuración previa del router usando el archivo gateway_settings.gws obtenido en el paso (1).

Bueno, aquí no ha pasado nada. Veremos ahora si efectivamente D-Link se hace cargo de la reparación (o sustitución) de mi router sin cargo.

Para terminar, decir que en el mencionado sitio FTP existen firmwares "puente" similares para realizar este mismo procedimiento con otros modelos de D-Link.

sábado, 4 de junio de 2016

Túnel del tiempo: Experiencias de ajuste de sala con el MCACC pro de Pioneer

Hace ya unos cuantos años (parece mentira cómo pasa el tiempo, ¿verdad?) publiqué una pequeña guía en Audio Planet y forodvd que pretendía resumir mis experiencias de uso del sistema de ajuste digital de sala de los receptores multicanal de Pioneer.

Las imágenes que acompañaban al artículo se hospedaron en el que por entonces me pareció un estupendo servicio, Minus, que posteriormente decidió modificar los términos de uso de las cuentas gratuitas como la mía. El resultado fue que la guía quedó totalmente mutilada, desprovista de cualquier imagen al bloquear Minus el acceso, imágenes que por otra parte resultaban esenciales para su comprensión.

Cosas de la Nube, claro.

Hace unos días, como consecuencia de un hilo recientemente abierto en Audio Planet, me propuse restaurar el artículo original, aunque solo fuese por motivos arqueológicos, lo que afortunadamente he podido lograr en gran medida gracias a una carpeta, perdida en las profundidades de mi cuenta de Dropbox, que contenía una copia de la mayor parte de los archivos de medios originales.

Sin más preámbulo, aquí la guía, que data del 3 de junio de 2012.

Experiencias de ajustes de sala con el MCACC pro de Pioneer

1. Introducción.

En casa dispongo de  2 receptores multicanal de Pioneer, un VSX-919 en una habitación auxiliar y un SC-LX81 en el salón. Lo primero que hice tras instalarlos fue realizar la calibración completamente automática y no tocar nada más allá de los ajustes de tamaño de los altavoces y frecuencia de corte para el sub, pero recientemente he estado trasteando con los ajustes avanzados (pro) de MCACC y he pensado que sería buena idea comentar los resultados. Vamos a ello, espero que no me salga un ladrillo infumable y que esto le pueda servir de alguna ayuda a alguien.

MCACC son las siglas de Multi-Channel Acoustic Calibration System, es decir, sistema de calibración acústica multicanal. Es un sistema análogo a AUDYSSEY (Denon, Marantz, Onkyo), YPAO (Yamaha), ARC (Anthem), etc. que pretende corregir los problemas acústicos originados por la interacción altavoces - sala para obtener un sonido en principio lo más parecido posible al original.

Para ello dispone de varias armas:
  1. Un sistema de detección automática del tamaño, posición, volumen y fase de los altavoces conectados.
  2. Un ecualizador de 9 bandas por canal (EQ), con la excepción del sub, que no se ecualiza. Para cada banda es posible establecer la ganancia (A), pero frecuencia (F) y amplitud (Q) son fijas.
  3. Un sistema de control de ondas estacionarias (S-WAVE) que emplea hasta 3 filtros paramétricos, en este caso independientes para frontales y traseros (R, L, SR y SL se tratan unitariamente), central y sub.
  4. Un sistema de control de fase para tratar de que todas las frecuencias emitidas por los altavoces lleguen al mismo tiempo al oyente. Este sistema puede ser parcial (919) o de rango completo (LX81).
MCACC ofrece 6 memorias distintas de calibración, que se pueden emplear dependiendo de la posición de escucha o del tipo de material reproducido (por ejemplo música o cine). El único aspecto de la configuración común a todas las memorias es el relacionado con el tamaño de los altavoces, la frecuencia de corte y el modo de funcionamiento del sub. Distancias, niveles y filtros son ajustables independientemente en cada memoria. Contrariamente a la creencia popular, MCACC *sí* puede realizar medidas multipunto (3), aunque solo para el control de las ondas estacionarias. Además, es posible activar y desactivar independientemente (2), (3) y (4) para ver qué combinación nos suena mejor.

MCACC no es tan flexible como DrCop puesto que no podemos fijar una curva de respuesta en frecuencia objetivo, aunque resulta bastante más ajustable (y proporciona más información) que Audyssey, por ejemplo (no tengo el gusto de haber utilizado YPAO o ARC). Como veremos la cosa va bastante más allá del ajuste automático.

El primero equipo con el que me las he visto es el montado en torno al 919. Se trata de un sistema 5.1 instalado en una habitación auxiliar de unos 10 metros cuadros y prácticamente rectangular.


Los altavoces son un conjunto Focal Sib&Cub2. Los satélites bajan hasta 78Hz (-3dB) y tienen un pequeño puerto reflex trasero.


En la panorámica se puede ver, más o menos, su ubicación: a ambos lados del sofá sobre pies y en sendos estantes a derecha, izquierda y sobre la tele. Se vé un trocito de sub a la derecha bajo la ventana, en el rincón.



2. Ajuste inicial: Full auto MCACC.

Lo primero que hice fue conectar el micro de calibración al receptor, tras ubicarlo sobre un soporte improvisado en la posición más próxima que pude al punto de escucha.


El micro es omnidireccional, así que es preferible situarlo apuntando hacia arriba o ligeramente inclinado hacia adelante. Lo que *no* debe hacerse es colocarlo sobre una pila de cojines o fijarlo directamente en el respaldo del sofá. Eso puede producir reflexiones de los tonos de prueba emitidos durante el proceso de calibración sobre el material próximo que perturbarían las mediciones.

Es importante tener en cuenta que el ajuste completamente automático realiza una calibración de tipo symmetry, es decir, que aplica exactamente los mismos ajustes a frontales derecho e izquierdo y hace otro tanto con los traseros. Luego hablaremos de esto.

Durante el periodo de autocalibración, en el transcurso del cual se emiten una variedad de tonos (MCACC parece emplear una combinación de ruido rosa e impulsos variados a bastante volumen), es buena idea salir de la habitación y tratar, lógicamente,  de que el entorno quede lo más silencioso posible y sin elementos físicos anómalos que puedan repercutir en la calidad de la medición. Si es necesario el receptor avisará de una conexión incorrecta de los altavoces (cables intercambiados) o de algún problema de fase o volumen excesivo en el sub. Ojo porque algunos usuarios hablan de falsos positivos relacionados precisamente con errores de conexión. Si estamos seguros de que no hay ningún problema podemos ignorar el error y seguir adelante.

Como resultado de esta calibración inicial MCACC configuró mis satélites en LARGE, por lo que el sub quedó efectivamente desactivado. Mal empezábamos. Se nota que al calibrador le gusta ponerse la cosas fáciles y olvidarse del subwoofer.

Cada vez que se realiza una calibración automática el receptor obtiene datos del comportamiento de la sala antes y después de la calibración calculada. Para acceder a esta información hay que dirigirse a:

HOME MENU > 1. ADVANCED MCACC > c. MANUAL MCACC > 5. EQ. PROFESSIONAL > b. REVERB VIEW

Lo que podemos ver aquí es lo que Pioneer denomina gráficas de reverberación. Se trata de una representación, por canal, de la respuesta temporal de la habitación para cada una de las 9 bandas de las que consta el ecualizador de 9 bandas del que hablábamos más arriba. Lo que estamos viendo por tanto, nos da información relativa tanto a la respuesta en frecuencia de la sala como a su comportamiento en el tiempo, que es también extremadamente importante. Podemos conmutar entre el "antes" y el "después", con toda la artillería DSP calculada ya funcionando. Pego a continuación mis resultados (disculpad la mala calidad de algunas imágenes):

Sin EQ, altavoces en LARGE:




Calibración totalmente automática, altavoces en LARGE:




Cada línea de color muestra el volumen medido (eje vertical) a lo largo del tiempo (eje horizontal) de una determinada componente en frecuencia. Los primeros instantes (hasta los 50 - 80 ms) se corresponden con el sonido directo procedente de los altavoces. A medida que nos desplazamos a la derecha en el eje temporal podemos ver la influencia del sonido reflejado sobre la respuesta global del sistema. Cuando una línea se mantiene constante en el tiempo quiere decir que esa componente ya se ha estabilizado. Si hiciéramos un ejercicio de imaginación y "cortáramos" el gráfico verticalmente en un instante de tiempo t y representáramos de modo instantáneo dB / frecuencia lo que obtendríamos es un clásico gráfico de respuesta en frecuencia.

Pero al grano ¿Y qué debemos tratar de conseguir? Pues que la gráficas correspondientes al "después" sean lo más parecidas posible entre sí y que las líneas dentro de cada una de ellas discurran paralelas y del modo más uniforme y cohesionado de principio a fin: esto es, buscamos una respuesta en frecuencia plana (inicialmente) y un comportamiento en el tiempo coherente en todos los canales.

Como podréis ver la situación inicial no es demasiado buena, especialmente en el trío frontal. Tras aplicar la corrección de sala la cosa mejora... fijaos incluso en la banda de 63Hz, que no aparece por ninguna parte en las 5 primeras gráficas, pero que se deja ver claramente en el "después". No olvidemos que los satélites solo llegan nominalmente a 78Hz@-3dB. Esto constituye a mi modo de ver un ejemplo más de que la ecualización puede llevar a un sistema de altavoces a sus límites (aparentes, claro, si no no serían límites) y más allá.

¿Y cómo sonaba esto? Pues mucho mejor que "en bolas" (sin ajustes de ningún tipo) y sorprendentemente bien, máxime si tenemos en cuenta que el sub no se estaba utilizando. Supongo que el hecho de que todos los satélites están próximos a la pared y R, L y C andan dentro de huecos en la estantería de unos 35x35x35cm debe contribuir a reforzar la respuesta del sistema por abajo.

Llegado a este punto era obvio que debía realizar más ajustes:
  • El sub no se estaba utilizando, así que configuré los altavoces en SMALL y ajuste el corte del sub en 80Hz (esto para Pioneer son "altavoces THX"  ).
  • Viendo las gráficas de reverberación iniciales estaba claro que la parte derecha e izquierda de la sala no se estaban comportando del mismo modo. Recordad que la calibración totalmente automática es de tipo simétrico. Era más que recomendable realizar una nueva calibración con el modo all channel adjust, que aplica filtros independientes a cada miembro de las parejas frontal y trasera.
Lo siguiente fue, por tanto, realizar una nueva calibración totalmente automática pero con los altavoces en SMALL y corte en 80Hz, manteniendo como no podía ser de otro modo el ajuste simétrico de los altavoces. Ya a simple oreja el resultado no fue nada satisfactorio. Una zona media francamente alejada y sin cuerpo y un sonido en conjunto bastante chillón. Feo de narices. No pego las gráficas del resultado tras la calibración por no aburrir, pero sí cuelgo las correspondientes al funcionamiento del sistema sin corrección de sala, ahora sí ya con el sub activo y cortado a 80Hz, porque son las que usé como punto de partida para lo que sigue.

Sin EQ, altavoces en SMALL, sub 80Hz:






Ahora el escenario inicial yo diría que es incluso peor que en el primer ajuste (satélites LARGE, sub no activo), al menos por lo que hace a los graves . Fijaos en el trío frontal: algo está pasando con las frecuencias bajas, que entre los 20 y 40 ms sufren un refuerzo bastante importante.

Una cosa curiosa es que la banda de 63Hz ni se ve. No tengo explicación para esto, es como si al quedar ya asignada al sub MCACC no la tuviera en cuenta en las mediciones; recordemos que MCACC no ecualiza el sub, solo realiza un control de estacionarias sobre él, que he podido comprobar sí llega a ubicar algún filtro en las inmediaciones de los 60Hz.

Esta calibración quedó registrada en la memoria M1.

3. Segundo ajuste: MCACC con EQ PRO.

Ante esto y leyendo aquí y allá, me planteé la posibilidad de pasar a utilizar una variante avanzada de MCACC que permite, además de realizar un ajuste independiente por canal si el usuario lo desea, establecer la ventana temporal que se va a emplear para tomar las medidas que posteriormente se usarán para realizar el cálculo de los filtros de EQ y de control de estacionarias. El sistema completamente automático, en cambio, utiliza las muestras obtenidas exclusivamente en el intervalo comprendido entre los 80 y 160ms. A esta capacidad para establecer la ventana temporal de medición Pioneer la denomina EQ PRO y puede adoptar los valores de 0-20ms, 10-30ms, 20-40ms30-50ms, 40-60ms, 50-70ms y 60-80ms.

Además, uno de los "papers" de Pioneer sobre el MCACC PRO explica que en caso de que se produzca un refuerzo tardío (>80ms) de las frecuencias más graves del espectro de la señal es posible que el calibrador trate de compensarlo de un modo incorrecto estableciendo EQs de elevada ganancia en la parte alta del espectro, lo que va a resultar en un sonido chillón (justo lo que me pasaba a mi). Al adelantar la medida a intervalos anteriores a 80ms lo que estamos haciendo es ecualizar la sala otorgándole más importancia al sonido directo que al reflejado. Según Pioneer la idea es retrasar todo lo posible la ventana de medición pero no hacerlo tanto como para que el componente reflejado llegue a pesar demasiado, tratando al mismo tiempo de situarla en torno al momento en el que se producen las perturbaciones en las gráficas de reverberación sin EQ (las del "antes") que deseamos corregir. Como véis, clarito a más no poder.

Lo que hice fue probar diversas ventanas con EQ PRO, ajustando además todos los canales de modo independiente (All Ch Adj). En concreto utilicé ventanas de 0-20, 20-40, 30-50, 40-60 y 60-80, almacenando cada una de ellas en las memorias M2 a M6 para comparar con la calibración chillona de la leche obtenida anteriormente y que guardé en M1 puesto que la inicial con los satélites en LARGE no era aceptable para mi al no utilizar el sub. Se trata de acceder al menú de configuración de EQ PRO...

HOME MENU > 1. ADVANCED MCACC > c. MANUAL MCACC > 5. EQ. PROFESSIONAL > c. ADVANCED EQ SETUP

...para ajustar el intervalo de tiempo utilizado en la medida, el tipo de EQ (todos los canales) e indicar si se desea realizar una medición multipunto para controlar las estacionarias (yo no lo hice en ningún caso puesto que en este sistema el punto de escucha es siempre el mismo y está perfectamente localizado justo frente a la tele).

Tras completar el proceso de calibración se mide la respuesta de la sala con la ecualización calculada en:

HOME MENU > 1. ADVANCED MCACC > c. MANUAL MCACC > 5. EQ. PROFESSIONAL > a. REVERB MEASUREMENT

...ajustando EQ a ON para que efectivamente se activen los filtros.

Para finalmente seleccionar:

HOME MENU > 1. ADVANCED MCACC > c. MANUAL MCACC > 5. EQ. PROFESSIONAL > b. REVERB VIEW

Para comprobar el resultado gráficamente. No voy a incluir todas la graficas que obtuve porque la cosa no tenía fin. Solo deciros que el mejor resultado gráfico y sonoro fue el correspondiente a la medición entre 30 y 50ms, que casualmente es también el valor recomendado por Pioneer para la ecualización PRO:

Calibración PRO 30-50ms, altavoces en SMALL, sub 80Hz:






Como veréis las gráficas pintan bastante bien, con la salvedad de alguna anormalidad en la respuesta correspondiente a los canales C y R.

Esta calibración quedó registrada en la memoria M3.

4. Tercer ajuste: Auto MCACC PRO

Por último probé también a utilizar el EQ PRO pero en un modo en el que es el propio receptor quien determina la ventana temporal a utilizar, siempre inferior a los 80ms. Es lo que  Pio denomina Auto MCACC (nótese la ausencia del "Full").

HOME MENU > 1. ADVANCED MCACC > b. AUTO MCACC > EQ Pro & S- Wave

De este modo se mantienen todos los ajustes de distancia y niveles de los altavoces y se recalculan los filtros de ecualización y de control de estacionarias.

Aquí tenéis el resultado:

Calibración AUTO PRO, altavoces en SMALL, sub 80Hz: 






El resultado es similar al anterior obtenido con una ventana de medición de 30-50ms, aunque los graves en el canal R, que se iban un poco por arriba a partir de los 40ms, parecen, al menos sobre el papel, mejor domados. A oído escasas diferencias.

Esta calibración quedó registrada en la memoria M2.

5. Ajustes finales: Retoques manuales sobre R y C.

Viendo que MCACC parecía andar ya al límite por lo que hace al ajuste automático pensé en la posibilidad de realizar unos ligeros retoques manuales en la ecualización de los canales central y frontal derecho. En el último conjunto de gráficas de reverberación veréis que en el central la banda de 16Khz se situa unos 3 dB por encima del resto a lo largo de toda su respuesta temporal medida. Por su parte, en el canal frontal derecho nos encontramos con una situación similar en esta misma banda y, por otra parte, con que la de 2Khz queda un poquito por debajo del resto. Por esta razón copié los ajustes de calibración de M2 a M4 y modifiqué los valores del ecualizador calculados incrementado o disminuyendo la ganancia de cada banda del siguiente modo:
  • Central: 16Khz > -3dB.
  • Frontal derecho: 16Khz > -2dB, 2Khz +2dB.
Vuelta a medir respuesta en frecuencia con estos retoques:

Calibración AUTO PRO, ajustes manuales en R y C, altavoces en SMALL, sub 80Hz:



Mucho mejor ¿verdad? Ambos canales tienen ahora una respuesta mucho más homogénea. A pesar de todo me mosquea bastante ese arranque más lento de las bandas de 125Hz y 250Hz en el frontal derecho, fijaos en el gráfica en torno a los 30ms. Además si revisitáis la gráfica de reverberación de ese mismo canal con una ecualización pro con ventana de 30-50ms (2º ajuste) veréis que  también están pasando cosas desagradables, aunque esta vez por exceso, en las inmediaciones de los 40ms ¿Se os ocurre alguna explicación? :hmm:

De todos modos hay que tener en cuenta un detalle importante que no he mencionado hasta el momento: por alguna razón desconocida para mi las gráficas de reverberación que se obtienen con la ecualización activada no tienen las estacionarias controladas. Esto quiere decir que los filtros de control de estacionarias no están activados, por lo que la respuesta real del sistema puede variar (quiero pensar que a mejor) si realmente midiéramos con ellos funcionando, filtros que en esta ecualización final son estos:

Control de estacionarias, calibración AUTO PRO, altavoces en SMALL, sub 80Hz: 




Solo queda adjuntar los ajustes de ecualización para tener la imagen completa. Aquí van:

(dB) 63Hz 125Hz 250Hz 500Hz 1Khz 2Khz 4Khz 8Khz 16Khz Trim
L
nd
-3,5
+4,5
+0,5
-2
+5,0
-6,0
-0,5
-2,5
0
R
nd
-3,5
+4,5
-1,0
-1
+4,5
-5,5
-2
-5,0
+1,0
C
nd
+4,0
+3,5
-0,5
-2
+4,0
-6,5
-2,5
-6,5
+1,0
SL
nd
-4,0
-4,0
+3,5
+1,5
+4,5
-3,5
-0,5
-0,5
-2,5
SR
nd
-7,0
-3,5
+0,5
+1,5
+4,5
-3,5
-0,5
-1,0
-2,0

El ajuste de "trim" representa una compensación global para todos los filtros de un canal.

¿Y qué decir con respecto al sonido final obtenido? Al fin y al cabo esto no son más que numeritos... La diferencia entre el "antes" (sin ningún tipo de corrección de sala) y el "después" (memoria M4) es considerable. Creo que tener un receptor de este tipo y no perder unos buenos ratos con él para tratar de sacarle todo el jugo a sus características de ajuste de sala es imperdonable, porque el esfuerzo merece realmente la pena.

6. Midiendo el resultado con REW (editado 10/07/12).

NOTA: Las imágenes de esta sección que recogían las mediciones se han perdido, al parecer definitivamente.

Por fin tengo equipamiento para poder medir el comportamiento de la sala:
  • Edirol UA25.
  • Behringer ECM8000 (calibrado a 0 y 90 grados).
  • REW 5 y pico.

Aunque he tratado de aproximarme, la posición del micro de medición no es la misma que la que tuvo el micro de calibración. Como la respuesta del equipo / sala es extraordinariamente dependiente de la posición del punto de escucha (tanto más a medida que aumenta la frecuencia, hasta el punto de que unos pocos cm. pueden suponer un gran cambio) los resultados no son todo lo válidos que debieran. En cualquier caso, supongo que mis orejas tampoco suelen estar exactamente donde puse el micro, así que me conformaré con esto.

Sin más preámbulo:

Respuesta en frecuencia de R:

[imagen perdida]
Rojo: original / Azul: MCACC + control de fase.

Respuesta en frecuencia de L:

[imagen perdida]
Verde: original / Rosa: MCACC + control de fase.

Respuesta en fase de R:

[imagen perdida]
Rojo: original / Azul: MCACC + control de fase.

Respuesta en fase de L:

[imagen perdida]
Verde: original / Rosa: MCACC + control de fase.

MCACC parece hacer la mayor parte de su "faena" por debajo de los 200Hz. Además, comparando los canales derecho e izquierdo las gráficas de la respuesta en frecuencia presentan un aspecto ligeramente distinto en la zona comprendida entre los 200Hz - 400Hz, sin que se haya intervenido sobre el pico en los 400Hz que se aprecia en el canal izquierdo.

Donde sí parece que MCACC ha tomado medidas drásticas es entre los 30Hz y 70Hz, empujando hacia arriba el nivel del sub. Si echamos un vistazo a las gráficas que muestran la respuesta en fase se aprecia claramente esta intervención. Esto no es debido a ecualización alguna, sino que aparece simplemente activando la función de control de fase del receptor, aún desactivando totalmente el resto del MCACC. Curioso. A pesar de todo no me parece que suene en absoluto sobreecualizado.

Lo que está claro a la vista de esto es que las gráficas de reverberación que proporciona MCACC, al menos en el Pioneer VSX-919, no dejan de ser una simplificación bastante gorda. Creo que para conseguir resultados finos de verdad no habrá más remedio que utilizar un software de medición como REW y tirar de paciencia, mano con el ecualizador y oído. De todos modos sigo pensando que para el 90% de los usuarios los resultados obtenidos directamente mediante el sistema de calibración del receptor serán más que suficientes y desde luego supondrán una mejora con respecto a la situación inicial.

¿Qué opináis?

Bueno, ha sido un primer intento. Como el resultado sonoro final me gusta no voy a perder (por el momento) más tiempo con este equipo y me voy a dedicar a meterle mano al SC-LX81 del salón, pero esta vez con REW desde un primer momento, dado que me parece una herramienta coj*nuda.

Nada más, si me habéis aguantado hasta aquí os merecéis un premio y de los gordos. Espero que aunque sea parte de todo esto pueda resultar de interés a algún compañero que tenga un receptor Pioneer. Ni que decir tiene que agradeceré enormemente cualquier comentario que me hagáis llegar.